sábado, 24 de septiembre de 2016

Reexaminando el asunto de los perros y los lobos

Ojo, esta es una entrada compleja de las que dan mucha pereza abordar. Y lo cierto es que yo ya no tengo la constancia para mantener el blog que tenía hace un tiempo, así que he decidido escribirla y publicar sobre la marcha. Esto quiere decir que iré editando esta semana hasta dejar el post tal como quiero, añadiendo muchos datos y enfoques distintos. Que es una lata, pues sí, desde luego. Pero es que si no lo hiciera así no tendría ganas de terminar la entrada jamás. Mis disculpas.

Si miramos atentamente a los ojos de nuestros perros podremos ver que son perros, efectivamente, y no lobos. Entre otras cosas porque los lobos no suelen tolerar las miradas directas durante mucho tiempo. Sin embargo la idea difundida por los medios es que los perros se orignaron a partir de los lobos grises, y son precisamente las fotos de estos lobos las que suelen acompañar casi todos los artículos sobre la procedencia del perro doméstico.

Para mi perros y lobos grises son animales distintos, pertenecientes a clados hermanos pero no la misma especie, y de ello ya he hablado aquí.

Pero me parece que el post se queda corto, no hace referencia a multitud de detalles que hacen más complejo el asunto de identificar el animal del que proceden los perros, (algunos incluso favorecen mi punto de vista), y que me parecen importantes para transmitir una visión más realista de todo lo que confluye en esto de los perros y los lobos.

Comienzo por decir que la clasificación actual del perro ya es bastante ambigua de por si, porque se admite el término canis lupus familiares, es decir que lo dejan como una subespecie del lobo gris. Se admite también el nombre Canis familiaris, que lo deja como especie. Con lo que tenemos el curioso resultado de que oficialmente no sabemos si el animal más estudiado y próximo al ser humano es especie o subespecie.

A esto hay que añadirle que los perros tienen una habilidad enorme para entrecruzarse con lobos, y que de hecho se han usado lobos para originar numerosas razas. Así que a la hora de estudiar la procedencia de los perros hay que descartar estas hibridaciones recientes (en proporción a la historia de la especie, quiero decir), y que no es tan sencillo encontrar el método para hacerlo. El hecho de que lobos y perros sean capaces hibridarse no es en si mismo una prueba de que pertenezcan a la misma especie, los cánidos tienen esta capacidad en general, y los perros también se cruzan con coyotes e incluso chacales dorados. Tomemos este asunto como una pequeña extravagancia de los cánidos, que parecen querer decirnos en la cara que nos falta mucho por entender sobre los mecanismos de especiación.

Y bien, en mi opinión perros y lobos grises son distintos y los segundos no dieron lugar a los primeros. Lo voy a defender abordando muchos puntos de vista, genético, ecológico, morfológico y de comportamiento. Puedo conveceros o no. Puedo incluso estar equivocada, o en algún momento convencerme a mi misma de que los lobos grises sí originaron a los perros....¿Convirtiría eso a los perros en lobos caseros?. Definitivamente no. Seguirán siendo perros, con un comportamiento totalmente distinto a los lobos. O ¿es que creeis que un estudio genético os va a decir cómo teneis que tratar a vuestro perro? Si tanta confianza teneis en los estudios genéticos os recomiendo que leais la entrada siguiente en la que hago una comparación sobre los métodos y conclusiones de doce estudios genéticos distintos.


viernes, 16 de septiembre de 2016

Other than humans, what animals menstruate?

Preface:

Yet another Quora question and answer.
In fact this is my pet answer. I had a great time investigating it. However, I have now a very low opinion about the role of Quora in divulgating highre than avergae-good nature related content. Maybe I'm wrong, but the changes introduced in the site, oriented to increase the flow of readers and public in general with the aim of monetizing it, have drowned good content in natural sciences. To my understanding there are good contributors in physics and other sciences, but biology has gone to the rubbish bin since then.
I really would like to be wrong, but I don't have the time of checking it.

So, by now, just a glimpse of what it was for me once.
______________


Understanding menstruation as the discharge, through the vagina, of blood, secretions, and tissue debris derived from the involution of the endometrium at the end of an infertile reproductive cycle, there there is well-documented evidence that the catarrhines (humans, apes, and Old World monkeys) menstruate and that the strepsirrhines (e.g. lemurs and galagos) do not. The data on New World monkeys are ambiguous. There is clear evidence that at least one species in each of the genera Cebus, Ateles, Alouatta, and Lagothrix exhibits menstruation. For other New World species, the data are conflicting. 
Some species of bats also present menstruation:  Molossus ater, a molossid bat, and Glossophaga soricina, Carollia perspicillata, and Desmondus rotundus, all phyllostomid bats, and Rousettus leschenaulti.
Menstruation has not been detected or studied in the majority of bat species; thus, it is unclear if menstruation evolved twice within Chiroptera or is more widespread in the clade. Finally, there is well-documented evidence of menstruation in the elephant shrew (Elephantulus myurus), a species belonging to the clade Afrotheria.
Observation of the vaginal bleeding of the fulvous fruit bat. The body weight of this one is 92.50 g, the full length from head to tail is 10.15 cm, and the forearm length is 8.30 cm. Magnified vaginal orifice during menstruation is on the lower left quarter. Wild Fulvous Fruit Bats 

 

So far, the list of animals that show menstruations, or overt menstruations as other authors call them (I don't like this nomenclature I prefer to call them menstruations. As a side comment I want to point that definitions and nomenclature regarding female reproductive cycles and menstruations are very vague and messy. It is hard to find a good description of the differences between menstrual and strous cycles, some scientits condider the reasorbing of the endometrium that happens in the majority of Eutherian species as "covert" menstruation, etc. The ambiguity of the literature here is very notorious and unfortunate).
Bellow this line some reflexions about the pehnomenom of menstruation in chimps and bats.
- Chimpanzees:
Apart from humans, the majority of reports of menstruations come from captive chimpanzees. This is a very interesting fact, because in spite of the many years of detailed and careful observations of wild chimpanzees the event of menstruation was firstly discovered in captive ones. The common argument to explain this (females frequently pregnant or lactating) fails because there is a prolongued period of teen infertility in young females:
In females first estrus is seen in females at 10 years of age and is characterized by anogenital swelling. Menarche occurs a few months after the first swelling and continues on a cycle of about 36 days (Goodall 1986). There is a period of adolescent infertility in female chimpanzees that usually coincides with permanent emigration from their natal groups (Goodall 1986; Nishida et al. 2003). During the transition period, females still exhibit sexual swellings that may serve as a passport to gain males' tolerance in their new social communities (Boesch & Boesch-Achermann 2000). Once established in their new communities, young females cease cycling for two to four years but continue to attract adult males and mate promiscuously. First parturition occurs, on average, between 13 and 14 years and the interbirth interval is between three and five years (Goodall 1986; Boesch & Boesch-Achermann 2000; Nishida et al. 2003).
Auntie Rose, about 60 here, grooms her 5-year-old son Mandela in Kibale, Uganda, from Menopause in Chimps? .
An interesting side analysis is that menopause is absent in wild chimps, although they show a decrease of fertility with age. However in captive females some authors point the onset of menopause about 35 years of age, while others deny it. In my opinion the absence of menopause in wild chimps is not due to their shorter lifespan, because they also undergo earlier menarches and the expand of the fertile years in older chimps mothers is bigger than in the average woman. Also the menopause reported in captive females ocurred after 25-27 years of reproductive cycles, while their  (obviously alive) wild counterparts are still fertile at these years.
For more reading see:
I have added studies that bear contradictory conclussions because I just don't want to cherrypick.
- Bats:
To my understanding, bats represent the biggest surprises here (which is to some extent logic, given that there are more than 1,000 species of bats). The findings in chiropterans can challenge what we have asumed referring to menstruations and menstrual cycles.
There are some interesting studies that demonstrate the presence of a conventional menstrual cycle, with its menstruation event included, in some species of bats, a phenomenom that was earlier supposed to be restricted to primates:
To our knowledge, this is the most comprehensive study thus far of menstruation in a nonprimate species. For the first time, we have observed two consecutive vaginal bleedings in a bat colony in its natural habitat. In addition, we have demonstrated that fulvous fruit bats (Rousettus leschenaulti) exhibit all the characteristics, both morphologic and hormonal, of a true menstruation during the 33-day cycle.
Reports of menstruation in Molossus ater:
As in menstruating catarrhine primates, the endometrium of Molossus ater is vascularized by spiral arterioles and populated by distincitve granulocytes containing large, acidophilic granules. Increased coiling of these arterioles did not appear to be an essential element in the mechanism of menstruation in this species. M. ater is a monotocous, seasonal breeder, with a relatively long gestation period. Although it has a bicornuate uterus, ovulation and implantation appear to occur only on the right side of the tract. The ability to menstruate probably affords this bat an efficient mechanism for eliminating a highly differentiated endometrium from the usual implantation site in the event of a reproductive failure. In the wild, this may provide M. ater with another chance to establish a pregnancy at a still opportune time during the same breeding season.
This study is extremely interesting because not only points to an event of menstruation in a seasonal breeders but also indicates that this phenomenon occurs in females that have not beed fertilized as a possible adaptation to provide another chance of stablishing a pregnancy during the breeding season. This is very contradictory with the asumptions we had regarding menstruations, that they are only present in mammals with menstrual cycles (menstrual cycles are continous, and the Molossus are seasonal breeders with estrous cycles), and that ovulation happens at the end of the cyle, because the observations of menstruation have been reported after mating and not being fertilized. In this excerpt from (Wild Fulvous Fruit Bats ( ) it is explained more explicitly:
Menstruation has been described only in microchiropteran bats [1215] and is thought to occur only after coitus. Captive short-tailed fruit bats (C. perspicillata) menstruate between Days 1 and 5 post coitus (p.c.; the first day when spermatoza were identified in vaginal smears was designated Day 1 p.c.) [12]. Red-mastiff bats (M. ater) menstruate between Days 4 and 10 p.c. [14]. Significant growth of the endometrium occurs between Days 5 and 16 p.c. in short-tailed fruit bats [12]. It is thought that microchiropteran bats menstruate after coitus because of fertilization failure or early embryo loss [15]. The occurrence of menstruation gives those microchiropteran female bats another opportunity to establish pregnancy during the same breeding season [12].
Therefore, it is thought that there are two main differences in menstruation between bats and humans. 1) Endometrial mitotic activity in humans occurs during the preovulatory phase and reduces soon after ovulation, while most endometrial growth in microchiropteran bats is postovulatory [12]. 2) Microchiropteran bats menstruate only after coitus [12, 14], whereas human menstruation is controlled by pituitary and ovarian hormones and is not dependent on coitus [1, 5].
_________________
In the comment section:










martes, 13 de septiembre de 2016

Defenceless dogs scream in agony as they are boiled ALIVE for sick trade in meat

Please sign and share: 

https://www.change.org/p/6504179/u/17826113?recruiter=509544635&utm_campaign=petition_update_email_fb_dialog&utm_medium=facebook&utm_source=petition_update 

People gather round to watch as the greyhound is carried to the boiling cauldron by three men at a busy Chinese market.
But one little boy watches in horror as the dog is lowered on a stick into the water, as many in the crowd laugh.
The dog howls in terror and makes desperate attempts to escape.
It takes two men to hold down a lid until the animal is dead.
HOW can they do such a thing? That poor dog who tried to fight for its life. Please help raise more awareness. because this clearly needs to stop.






domingo, 11 de septiembre de 2016

Mejor lo pienso y cuando lo sepa te contesto

No soy especialmente introvertida por naturaleza. O al menos eso me figuro, porque sí que he conocido a personas a las que la timidez les mantenía en un estado de ansiedad constante tal que les hacía parecer a punto de sufrir una crisis de angustia...constantemente. Sé que cuesta abrir la boca y hablar, he procurado ayudarles de la mejor manera que se me ocurrió en cada momento. Lamento decir que no pienso que estuviera muy acertada, porque es muy violento para alguien que teme la interacción con los demás verse señalado por eso mismo. Tomo nota. Así, no. Así, definitivamente no.

Decía que no soy especialmente introvertida de fábrica, vamos. Que si algo me llamaba la atención cuando era niña, preguntaba sobre ello sin más. Tenía, eso sí, una tendencia a estar callada, a pensar en las cosas tranquilamente. Pero la alternaba con fases en las que estaba revolucionada a tope, el mundo giraba rápido y yo no paraba. No tengo mucha más idea de esto porque nadie me ha hablado de ello, a vosotros os han contado historias de cuando erais pequeños?, a mi no.

A mi, no. Ese es parte del problema. En un momento dado todo lo que era mi universo conocido disminuyó hasta el tamaño de un punto y desapareció bajo la ventanilla del avión. A partir de ahí el paisaje natural y familiar cambió totalmente, y entré en una fase en la que existían muchas normas, pero nadie te las contaba. Te enterabas de que estaban ahí cuando te las saltabas. Y dejadme que os diga que era bastante fácil quebrar esas normas por el mero hecho de respirar o tener dos piernas y usarlas a menudo para desplazarse.
Bien, esa fue la nueva fase, y no fue divertida en absoluto. El caso es que tuvo el efecto de incrementar dramáticamente mi tendencia a callar y desconectar del mundo exterior, con la consecuencia de que cada vez me resultaba más difícil hablar deltante de nadie. Y temía hablar, la falta de costumbre de hablar incrementó mi ansiedad a hacerlo.
O sea, que sin ser especialmente tímida, pero sí algo introvertida, pasé a ser alguien que tenía miedo de hablar y no sabía como hacerlo.

Ahí lo dejo. Lo superé y me costó mucho. Pero sigo teniendo el gran defecto de que tardo en hablar, y prefiero pensar un poco antes de contestar. No por prudencia, no, es que me cuesta entender el sentido con el que se dicen muchas cosas. Es una lata. Pero mejor me lo pienso, y cuando crea que lo entiendo, te contesto.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Nadando de noche

Unas pocas notas de piano rasgan suavemente el silencio. La secuencia se repite.

Me acerco a la orilla. El agua se desliza entre mis tobillos, dejando surcos en forma de cono donde están mis pies.

La voz de Michael Stipes es estridente y algo nasal, pero él sabe convertirla en una cadencia casi susurrante. Nightswimming deserves a quiet night.

El primer paso, atravieso el rompeolas. Llega el momento de vacilar, de querer dar la vuelta y marcharme. No me gusta sentir agua fría en el vientre, a ninguna mujer el gusta según me han comentado. Me mojo el pelo, dwalizo la goma para soltar la coleta, y los rizos se deshacen bajo el peso del agua.
Salto de cabeza para zambullirme, siempre tengo la misma sensación se sobresalto cuando entro en el agua, estiro los brazos y buceo un rato. El agua me envuelve, me acaricia y me mece a la vez en un beso espeso. Es lo que quería sentir, aunque a veces rechaze el contacto demasiado denso.

Salgo al aire, el olor a pescado es mucho más fuerte por la noche. A pocos metros de la orilla el agua está más tibia. Las olas del mediterráneo son pequeñas y rizadas en las noches tranquilas. Me tumbo de espaldas y me dejo llevar. No tengas miedo al agua. No tengas miedo. Mueve los brazos y los pies para flotar...

The photograph on the dashboard taken years ago. Mike juega con mi memoria.
...No tengas miedo, nada. Tengo seis años, veo por primera vez el mar, me han hablado muchas veces de él y acojo la novedad con la indiferencia de los niños que asumen el relato de los adultos. Me dicen que tengo que aprender a nadar, y que para hacerlo hay que mover los brazos si quiero flotar, que tengo que aprender rápido porque en pocos días subiré a una barca y tendré que nadar donde no doy pie, y si no lo consigo me ahogaré. Lo asumo, mojarse en la orilla es divertido. Estoy en una barca de pedales, tal vez a más de 50 metros de la orilla, me dicen que me tire al agua y mueva los brazos. Floto. Bueno...estoy escribiendo esto, ¿no?. Floto y muevo los brazos, me dicen que he aprendido a nadar. Pero lo que siento es que el agua me acaricia y me envuelve. No hay que temer al agua...

The reckesness in water...
No hay que temer al agua, pero hay que conocerla. Nado, el Atlántico es más fuerte que el Mediterráneo al que estoy acostumbrada. En ese día caluroso de agosto tengo doce años y un chico se dirige rápidamente hacia mi. No quiero que me alcance, pero lo hace. Me grita, me advierte que voy directa hacia un remolino, que me aleje. Hay que conocer el agua para confiar en ella. Hay que conocer las playas para nadar en ellas. Nunca salgas a bucear sola. No temas. pero conoce.

Vuelvo a meter la cabeza en el agua. Puedo bucear unos segundos, un minuto, no lo sé. Porque no quiero saber el tiempo que paso así. Sólo sentir que no percibo el tiempo, que todo transcurre en ese estado en el que se siente pero no se narra, entre inspiración e inspiración, en un movimiento sin discurso interior.

Pienso que no te conozco. Si pudiera extender los brazos y tocarte. Si supiera atravesar el espejo opaco de una sonrisa. Deslizarnos en círculos en la fuerza de la corriente. Tal vez pueda ser algo también para ti. Por el tiempo que dure. Por cuántas veces pueda volver a hacerlo. Porque la eternidad es la bendición de no pensar y sólo sentir el tacto del agua. Porque la eternidad es este instante.
 

I forgot my shirt at the water edge...
Más quisiera haber olvidado yo. Si hay algo más estúpido que nadar con ropa es salir a secarse con esa ropa. Según voy saliendo retomo la sensación del peso de mi cuerpo. Siento mis piernas pesadas por el masaje de las olas. Siento mis brazos caídos. Odio el tacto de la ropa mojada sobre mi piel.
Nadar de noche en una noche de luna menguante, se hace bajo la luz de unas farolas. Estoy vestida y odio el peso del bikini sobre mi cuerpo. Un ligero olor a sudor se junta con el iodo y el recuerdo del aroma a pescado en mi piel.
Me envuelvo con una toalla porque la humedad del bikini me molesta mucho.
La noche es tan cálida que el aire parece apresado en una la danza cansada de una brisa tropical. Bajo la luz de la farola revolotean varios murciélagos cazando mosquitos. Maldigo el calor del levante que ha alejado de esta playa el chillido bibrante de los vencejos al atardecer. Algunos aviones comunes chisporroteando apenas consiguen recordarlos.

Me alejo de la playa.

The photograph reflects
Every street light

Bajo la luz de las farolas.
La voz de Mike Stipe se apaga. En el video se oyen varios segundos de grillos. Los murciélagos trinan bajito (oh, sí, los murciélagos cantan).
Mi cuerpo lacio. Me voy.
He nadado de noche.



Y el post se diluirá en una semana, pienso. Mientras me alejo. Mientras lo escribo. En ese momento en el que no hay narrativa. Entre inspiración e inspiración.


sábado, 3 de septiembre de 2016

Cuatro minutos de conversación interesante. Revisitado.

En agosto de 2009 escribí esto:

Me gustaría que fueran muchos más, pero es lo mínimo que le pido al día. Cuatro minutos, el tiempo de alguna canción larga que adoro, el tiempo de un café rápido pero animado, cuatro minutos sólamente, hacen tanto bien.

Tanta vida malgastada en quejarnos al primero que nos encontramos, tantas veces repitiendo las mismas cosas días tras días, tantos extractos de conversaciones que oímos que no tienen más sustancia que la queja. Me aburren.

Quiero mis cuatro minutos todos los días.




Una canción relajadita de REM, suerte tengo de que me guste tanto la música de este grupo y otros que no están dentro de la afilada sombra de la desgraciada Sgae. [Nota de 2016: Lo reconozco, en esta última frase metí la pata hasta el corvejón. Pero la canción sigue siendo tan bella como entonces, mucho más a la mañana siguiente de haber nadado de noche, como es el día de hoy].

Nightswimming


En Septiembre de 2016 añado:

En muchos aspectos sigo sin saber qué es una vida que merece la pena ser vivida, pero en este estoy totalmente segura, y de acuerdo con mi yo de 2009. La conversación es uno de los ejes que marcan la importancia de los días que vivimos.

lunes, 15 de agosto de 2016

El falso mito del gato del farero (3/3). Cuando se perdió la oportunidad de conservar a una especie

La historia de la extinción del Xenicus lyally en si es algo compleja, por lo que he decidido dedicar tres posts para exponerla. En el primero (El cuento, el pájaro y la isla) hablo del falso mito que tan extendido está en internet; y presento al pájaro y su hábitat, ya que es imprescindible para comprender por qué se extinguieron.

En el segundo hago (Crónica de una extinción) cuento de forma cronológica lo que sucedió; tal como está documentado por Galbreath y Brown (2004) y Medway (2004).

En este tercero (Cuando se perdió la oportunidad de salvar a una especie) entro en un análisis más detenido de los factores que componene esta historia, la pérdida de hábitat, la intervención humana y la intervención felina.



El Chochín de Stephens fue descubierto y se extinguió en la década de los 90 del siglo XIX. La colonización de Nueva Zelanda (bajo corona británica desde 1840) trajo un gran interés por el conocimiento, estudio y clasificación de su fauna; dicho estudio se realizaba fundamentalmente sobre especímenes, es decir. pieles, ejemplares conservados en alcohol, etc, para la mentalidad de la época, la caza de animales para su estudio y representación (la fotografía era cara y necesitaba tiempos largos de exposición; se realizaban ilustraciones naturalizadas a partir de animales muertos) se consideraba totalmente normal. Además había aficción a reunir colecciones de especímenes, por curiosidad o interés científico, o para su venta, ya que había coleccionistas muy dispuestos a pagar precios elevados por ejemplares curiosos. El naturalismo se entendía desde la recopilación de datos y material; el afán de reunir, clasificar, nombrar y mostrar las maravillas de las naturaleza se imponía sobre la noción, que ya existía en la época, de conservar las esepecies en su hábitat.

Ahora bien, sabían que las especies podían extinguirse; ya se conocían varios casos de extinción entre las aves neozelandesas en los años de expansión eurpea, y se sabía de la fragilidad de la fauna de las islas pequeñas.

El factor humano

El Xenicus lially estaba confinado en una isla diminuta de poco más de 2 kilómetros cuadrados. Durante el corto periodo en el que se cerró su suerte, en dicha isla habitaban 17 personas, incluídos los tres fareros y sus familias. Como se sabe, David Lyall, uno de los asistentes -no era el jefe- tenía conocimientos de ornitologia, y fue el que hizo llegar el primer especímen a Walter Rotschild, naturalista reconocido que vivía en Wellington. Pronto, el interés que suscitó la nueva especie hizo que los ejemplares que se obtenían se pagaran a un precio cada vez mayor por esta ave que nunca fue muy abundante.
Como los humanos no conseguían cazar al pajarillo por su cuenta, confiaban en las presas que aportaba el gato doméstico de una de las familias. Es obvio que el total de pájaros cazados para venderse a coleccionistas, que no excedió de 25 -se concervan 15 en museos-, no agotó la especie, y desde luego no pretendo dar a entender esto. Lo que sí que es importante es que los compradores de las pieles, que eran personas poderosas, no mostraran nunca interés en conservar un pajarillo que sabían que estaba extinguiéndose.

La gente de Stephens Island: 
Como se expuso en el post anterior, David Lyall, uno de los tres fareros de la isla, fue quien se dio cuenta de la rareza de los pajarillos que traía el gato, y después quien trató con Travers para conseguir el mayor número de especímenes posibles. Pero no fue el único que colaboró en la caza de pajarillos. El gato que traía los animales pertenecía a otra femilia, y en una de las batidas participaron varios habitantes de la isla. 


Los tres coleccionistas:
  • Walter Buller .- en las fechas de la aparición del Chochín, Walter Buller era una reconocido naturalista, experto en taxonomía y coleccionista de especímenes,  especializado en las aves de Nueva Zelanda. Su libro A history of the birds of New Zealand (1873, y versión ampliada en 1888) era una obra de referencia de las aves  neozelandesas. También era autor del Manual que consultaba Lyall para identificar las aves de Isla Stephens. Es muy importante destacar que además de el mayor experto en la avifauna neozelandesa de la época, Buller era muy consciente de su gran vulnerabilidad a la extinción. Él mismo había informado del declive del Piopio de Isla Norte (Tunagra tanagra) entre 1873 y 1888, ; describió al escasísimo Avetoro de Nueva Zelanda  (Ixobrychus novaezelandiae) que se avistó por última vez en la década de los 90; además parece muy probable que tuviera referencias del Koreke o Codorniz neozelandesa (Coturnix novaezelandiae), desaparecida a mediados de los 70, y de el Whēkau o Lechuza reidora (Sceloglaux albifacies), que había pasado de ser abundante a inicios de la colonización europea y era ya muy rara en los 80. (2)
  • Walter Rotschild : Sí, era un Rotschild, el segundo Barón de la dinastía, aunque en la época que nos importa era el joven heredero que a pesar de trabajaba sin ninguna vocación en el banco de la familia. Rotschild era un naturalista apasionado, había estudiado zoología y tenía perdilección por las aves, las mariposas y la taxonomía; como compesación a su vocación frustrada puso todo su interés en reunir una espectacular colección zoológica privada, que después pasó a ser museo privado. (3)
Con estos perfiles es fácil deducir que Buller y Rotschild, los taxónomos, quisieron reunir el máximo número posible de especímenes de esta especie desconocida. Y que el papel de conseguir los ejemplares le correspondió Lyall, como provedor y a Travers, como intermediario.
De hecho el único interés que mostraron tanto Buller como Rotschild en el Chochín de Stephens, durante toda esta época, fue el de sus estudio y en particular el de llevarse el honor de nombrar y describir una nueva especie (lo logró Rotschild, usando un truco muy poco honnorable; aunque el nombre propuesto por Buller es mucho más acertado); y ninguno de los dos demostró nunca la menor intención de salvar al pajarillo de la extinción (como ya he dicho conocían casos de extinción previa, sabían que era una especie confinada en una isla diminuta y para colmo, Travers mencionó por carta tanto a uno como a otro el riesgo de desaparición en corto plazo de los pajarillos. No cabe ninguna duda de que sabían que el animal desaparecería en poco tiempo, pero durante el periodo en que tuvieron noticias de él, su único fin fue lograr más ejemplares. 

La actuación humana, que siempre se silencia al contar los detalles de la extinción del pájaro, fue la de fomentar su caza, no actuar sobre los predadores introducidos por el hombre y no preocuparse por su extinción, salvo para echarle la culpa al gato. NO HICIERON NADA POR EVITAR LA EXTINCIÓN DEL PÁJARO.


El factor felino

Hay que distinguir entre dos tipos de actuaciones distintas. Por un lado estaba el gato que traía los pájaros a la casa del farero, que seguramente era un gato doméstico; y por otro la población de gatos ferales que se asentó en la isla al cabo de unos meses de funcionamiento del faro. 

El gato que traía los pájaros:

Lo único que se sabe sobre este gato es eso, que cazaba los pájaros y los llevaba a la vivienda de un farero.
  • No se sabe si era macho o hembra, cachorro o adulto.
  • No se sabe cómo se llamaba si es que tenía nombre, ni a quien se le ocurrió la gracieta de decir que el gato se llamaba Tibbles.
  • Es muy probable que fuera la mascota de una de las familias de los fareros, pero no la de Layall. (4). Es absurdo presumir que se tratara de un gato asilvestrado, ya que los gatos no le llevan una presa a nadie que no conozcan y mucho menos si se trata de un gato cimarrón que procura evitar el contacto con humanos por temor. O sea que se trataba de un gato doméstico que traía pájaros y al que seguramente se le recompensaba por hacerlo, para que trajera todos los posibles; no cabe pensar otra cosa ya que cuando el gato traía uno el dueño se lo daba a Lyall, quien a su vez se encargaba de hacérselo llegar a Travers para que negociara su venta al mejor precio posible.   
- ¿ Tenían más gatos los fareros? No se puede descartar, era una costumbre llevar gatos para controlar los ratones y ratas que venían con los barcos. En 1905 Walter Buller hizo una petición para que los fareros no llevaran gatos a las islas, y se los proveyera de traampas para roedores si fuera necesario. 
- ¿Cuántos pájaros trajo el gato? Que haya constancia dos, el primero que llamó la atención de Lyall, y que estudió Buller en 1894; y uno que comentó Travers que había traído vivo en febrero de 1895.
Ahora bien, lo más probable, dado que Travers sí comenta que no consiguió cazar al pájaro, que sólo lo habían visto con vida dos personas y que no tuvieron tiempo de matarlo, es que todos los ejemplares que se vendieron los trajera el gato.


Los gatos asilvestrados de la isla: 

Había gatos asilvestrados en Stephens (5); en esta época era muy normal llevar gatos para que cazaran los roedores que venían a las islas en los barcos, pero en este caso no ocurrió así ya que no había ratas en la isla (5). Lo más probable es que los habitantes trajeran al menos dos gatos. 
Por un lado está el gato que traía los pájaros del que he hablado antes, y que como ya he explicado era el gato de una de las familias de los fareros, pero no la de Lyall.
Por otro lado hay informes sobre una gata preñada que se escapó en la isla a mediados de febrero que se escapó a mediados de febrero de 1894, y que seguramente vino en un barco que atracó en Stephens entre el 17 y el 20 de febrero (5). Esta gata pudo dar origen a la población de gatos asilvestrados (5).

Para acabar de solucionar el enigma faltan dos piezas clave, cuántos gatos había en la isla y cuántos Xenicus había en la isla.


La pérdida de hábitat

El chochín perdió la mayor parte de su hábitat -desapareció de las islas principales de Nueva Zelanda- debido a la acción de la rata polinesia (Ratus exulans) que vino con los maories. Examinando la historia en su contexto amplio es lógico decir que el problema más importante vino por la exposición a una fauna para lo que no estaba preparado.
Pero si queremos restringir la desaparición del chochín a la isla de Stephens, como hacen los que cuentan el mito, habría analizar si tuvo alguna importancia la pérdida de hábitat en el periodo de su extinción.


Sé que esto es hilar muy fino, la transformación de la isla en este periodo del finales de la decada 90 del siglo XIX, las transformaciones fueron escasas, es cierto. Pero es chocante que se cuente y se acepte sin pestañear por tantos naturalistas que las bajas causadas por un solo gato fueron determinantes para acabar con la especie mientras que no se detienen a analizar cuál pudo ser la distribución del pajarillo en la isla, si era más abundante en unas zonas que en otras, si los clareados de arbustos que se hicieron influyeron en la cobertura vegetal que los protegía, etc. O sea, que están dispuestos a aceptar que un solo animal puede ser determinante para acabar con una especie entera, pero no que una pérdida de territorio pequeña pueda perjudicarles de forma significativa.
 Entre 1892 y 1898 se realizaron las siguientes transformaciones:
- Desembarcadero y camino de acceso a la zona del faro.
- Aclaramiento de la zona del faro y las construcciones.
- Construcción de un "tranvía"   manual con su rampa.
- Construcción del faro, vivienda de los trabajadores, pequeña granja para terneras y ovejas.
Construcción de un cercado, para lo que desbrozaron una pequeña zona.
y  Construcción de unas vallas para impedir que las terneras accedieran a los arbustos que había entre el faro y la vivienda del asistente principal del mismo. El objetivo era mantener la cubierta vegetal en esa zona, ya que el farero principal, Henaghan, se había dado cuenta de que el matorral se secaba en los margenes de los clareos (Medway, pág 207). (6)
Este último apunte me parece muy indicativo, la vegetación se secaba en los márgenes del aclarado, lo cual no es de extrañar dado que Stephens Island está sometida a fuertes vendavales que son mucho más dañinos sobre matorrales expuestos. Hay otro indicio que es muy interesante, unos de los constructores del faro, Ingram, propocionó una lista de aves que se podían ver en Stephens en el periodo 1892-3 (7), en que residió en la isla. (Es cierto que la relación de aves es de 1926, lo cual podría restarle credibilidad. Es cierto que no menciona al Xenicus lyalli sino "dos clases de chochines". Pero esta relación de Ingram se menciona en casi todas los estudios sobre la fauna de la isla, y si normalmente se le concede credibilidad, y se aceptan que unos de esos chochines era el de Chochín de Stephens, considero correcto hacer lo mismo). Esto parece indicar que el chochín de Stephens era relativamente fáicl de ver en aquella época. Después en el periodo de funcionamiento del faro, en 1895, Travers menciona que sólo dos personas lo han visto con vida...no resulta tan descabellado pensar que los aclarados de terreno si pudieron tener un impacto significativo sobre la población del Xenicus.

Entonces...¿Qué provocó la extinción del Chochín de Stephens de la isla de Stephens

Pues los tres factores juntos, la pérdida de hábitat, el predador introducido y la actuación y dejadez humana.
La pregunta que en realidad resulta interesante es la de cómo es posible que se borre la actuación humana de esta historia de extinción. ¿Qué ocasiona esta selección parcial de los hechos?.


________________________________________________________________________________ 
(1)[ Medway. Notornis 2004, pág 203]
(2) Fuente : Wikipedia, Lista de animales extintos de Nueva Zelanda. Para las descripciones he empleado los correspondienes artículos de Wikipedia en inglés.
(3) Fuente: Wikipedia, http://en.wikipedia.org/wiki/Walter_Rothschild,_2nd_Baron_Rothschild. Para dar una idea de la riqueza de dicha colección, cito del artículo referenciado "At its largest, Rothschild's collection included 300,000 bird skins, 200,000 birds' eggs, 2,250,000 butterflies, and 30,000 beetles, as well as thousands of specimens of mammals, reptiles, and fishes. They formed the largest zoological collection ever amassed by a private individual". Es difícil hacerse una idea de la cantidad de animales que tuvieron que matar para reunir esta colección. Como curiosidad, tuvo que vender la mayor parte de la colección al Museo Americano de Historia Natural en 1932, debido al chantaje de una mujer.
(4) Según informó Travers (en su carta a Rotschild de marzo 1895), cuando estuvo en la isla en febrero, "Mr Lyall´s boy gave me a specimen that have found alive by the owner of the cat that had caught the others", a pesar de que la carta se escribió en una época que ne la que disfrutaba mucho más con la retórica, la frase deja poca dudas de que el dueño del gato no es mr. Lyall, y que por supuesto, el gato tenía dueño.[ Medway. Notornis 2004, pág 203]
(5) Véase [ Medway. Notornis 2004, pág 203]
(6) Véase [ Medway. Notornis 2004, pág 207]
(7) Véase [ Medway. Notornis 2004, pág 202]