viernes, 16 de junio de 2017

Extraños y asombrosos gusanos marinos. Los viernes con invertebrados

Los gusanos poliquetos son comunes en el océano. Estos gusanos tienen cuerpos segmentados con pies parecidos a paletas o parapodia en cada segmento. La mayoría tiene cerdas, o chaetae, que utilizan para la defensa, gatear o nadar. Aproximadamente 8.000 especies se han descrito hasta ahora, pero muchas nuevas especies todavía se están descubriendo. Algunos de los poliquetos más hermosos y sorprendentes se pueden encontrar en aguas de profundidad intermedia.

En memoria de Kristian Fauchald.
 





Video guión / narración / edición: Kyra Schlining
Música: Inge Chiles (http://ings.bandcamp.com)
Apoyo a la producción: Kim Fulton-Bennett, Nancy Jacobsen Stout, Linda Kuhnz, Lonny Lundsten, Karen Osborn, Susan vonThun
Agradecimientos especiales a Karen Osborn, Steve Haddock, Kande Williston y Wikimedia por imágenes fijas.
Bioluminiscencia imágenes cortesía de NHK, Japón

jueves, 15 de junio de 2017

Los piratas sobre la calle de cartón


Llego, una furgoneta cargada de muebles, dos gatos en sus transportines, medio pais a las espaldas. Miro las calles, las casas bajas repelladas con yeso me parecen de un escenario. No me puedo creer que esté aquí, no puedo creer que viva aquí.

Pronto comienzo a salir al campo, y el cielo es un descubrimiento. Primavera, aves, llegan las migrantes. Sobre mi cabeza el cielo se cuartea con el vuelo de tantas aves distintas que tengo que darme cuenta de que quiero aprender a diferenciarlas. Pronto la curiosidad me llega a distinguir las insectívoras de vuelo rápido de las rapaces, las limícolas, las que se alimentan sobre tierra. El rumor del agua da paso a los numeroso cantos y chillidos que puedo oir, tanta variedad me abruma. Cientos de especies distintas en tan poco espacio.

Pero en el pueblo, sobre esas calles de escenario de película de pueblos, las insectívoras también recortan el cielo con sus vuelos rápidos, picados, giros, bucles, pasadas, y remontes. Aviones y golondrinas vuelan raspando el suelo, anidan a simple vista, tienen trinos fáciles de identificar. Sobre ellas los vencejos, con su forma de boomeran negro, volando más rápido, girando, cruzándose, agrupándose y disgregándose en cuestión de segundos. Forman bandos bulliciosos con sus chillidos roncos, su forma de volar y cambiar de rumbo con esos arcos tan cerrados me recuerdan a las planeadoras con las que los traficantes de hachish pretenden burlar a las patrulleras. Para mi los vencejos son los piratas del aire, por la forma de maniobrar y hacer y deshacer grupos. Me acostumbro a esperar a los vencejos cada año, a principios de abril.


Vencejos en el cielo de la tarde. Autor, Tomasz Kuran
La foto la he tomado de: http://sabersabor.es/una-vida-de-record-los-10-hechos-portentosos-del-vencejo/, el autor es Tomas Kuran

Camino pesadamente por las calles del pueblo, me aburro tristemente mientras empujo un carrito de bebé. Mi tiempo es un bucle de rutinas entre las que apenas quepo yo, lo que es ese yo que queda anegado bajo ñoñerías y convencionalismos. El invierno se empeña en prolongarse, se afianza en las esquinas heladas, en los cruces con remolinos de viento. Los mirlos rechonchos son la única cosa que ver sobre los cielos de la calle de cartón. Hasta que aparecen las golondrinas. Los aviones. Finalmente los vencejos. Echo de menos las salidas al campo, quiero ver otra vez los vuelos de cientos de aves, pero no puedo. Espero. Aviones y golondrinas anidan bajo los aleron de los tejados. Los gorriones a veces los acosan y los echan de sus pequeñas tazas de barro. Algún vencejo, pero apenas chilla, no hacen bandadas. Arcos de vuelo negro que entran y salen de huecos en los tejados.

Espero. Paseo con el carrito y espero. Finales de mayo. Aviones y golondrinas cantan estrepitosamente. El calor se apropia de la calle de cartón. Es un predador, que acecha en las aceras y las paredes, y acaba secando el único árbol de la calle. Las golondrinas empiezan a hacer rasantes por las calles. Se ven en pequeños grupos. Y entonces...los vencejos empiezan a hacer el pirata, tal como los recuerdo. Recortan el cielo de la calle de cartón, chillan, se agrupan, giran rápidamente con el cuerpo totalmente de lado, hacen giros en diagonal. Los piratas están buscando insectos para su prole que esconden en nidos en pequeños huecos de los tejados. El cielo es una fiesta y eso me consuela de no poder salir al campo.
Common swift
http://news.bbc.co.uk/earth/hi/earth_news/newsid_8539000/8539383.stm
Y decido que no hay ave que haga más verano que el vencejo. Aviones y golondrinas dan alegría. Los vencejos dan vida. Les debía un post, les debo mucho más, en realidad, los mejores momentos sobre la calle de cartón.

Más sobre la calle de cartón:
http://vadebichos.blogspot.com.es/2012/10/aviones-y-golondrinas-sobre-la-calle-de.html
http://vadebichos.blogspot.com.es/2011/08/descubriendo-los-dinosaurios.html

viernes, 9 de junio de 2017

Mi pobre y hermosa reina virgen. Hembra madura de Bombyx mori, mariposa de la seda. Los viernes con invertebrados

Este año tan sólo he críado 16 gusanos de seda. No quise coger más porque me temía que los 16 miúsculos y delicados gusanillos no sobrevivirían a un largo viaje que tenía que hacer, pero vaya si lo hicieron. Los 16 diablisllos prosperaron y terminaron su ciclo como gusanos en apenas un mes, dando muestra de un enorme vigor. Pero uno de ellos se tomó más tiempo para hcer el capullo que el resto. Mientras sus compañeros inciaban su proceso de metamorfósis confinados en sus cápsulas de seda, blanca y amarilla, algunos incluso compartiendo capullo, este estuvo comiendo un par de días más, empezó un par de capullos, dudó, comió, y por fin, casi cuatro días después que los otros, terminó su capullo.



Nació una semana después del resto, una hermosa hembra, gordita y blanca. Como mariposa resultó ser tan tranquila como lo fue cuando oruga, y no hizo ningún esfuerzo para acercarse a los cansadisimos machos que todavía seguían vivos. Después pasó unos cuantos días en compañia de otra hembra, que estaba muy atareada en distribuir sus huevos en las tapas de la caja de cartón donde viven. Ya murió la ponedora, y mi pequeña mariposa está sola, viviendo el doble de tiempo que las otras. Ha puesto huevos que no están fertilizados, ha disfrutado de la luz del día y de los mejores cuidados que he podido darle. Pero morirá virgen. Y tranquilona, como ha sido toda su vida.



jueves, 8 de junio de 2017

Los corales se defienden. Pueden crecer en aguas más acidificadas por el cambio climático



El cambio climático es un gran problema para los corales, los animales formadores de colonias que proporcionan un hogar a un estimado del 25% de la vida marina. La acidificación oceánica en particular, causada cuando el océano absorbe el dióxido de carbono de la atmósfera, es una gran preocupación para los corales pétreos, ya que hace más difícil que los animales precipiten pasivamente los esqueletos de carbonato de calcio, la misma molécula encontrada en los antiácidos para la acidez estomacal y indigestión.  

Ahora, los científicos han sugerido que los corales tienen algún control activo sobre su crecimiento esquelético y que puede protegerlos de los peores estragos de la acidificación de los océanos. Para averiguar cómo los corales construyen sus "huesos", los científicos usaron imágenes microscópicas de alta resolución para observar el coral pedregoso común, Stylophora pistillata, construir su marco. Las imágenes mostraron que el coral secretaba una plantilla de proteínas ácidas que producían carbonato de calcio producido a partir de iones de calcio y carbonato en el agua circundante, para formar cristales minerales formando el núcleo del esqueleto. Esto proporciona la evidencia más fuerte aún en favor de un crecimiento de esqueleto de coral controlado biológicamente, el equipo informa hoy en Science. Y como las proteínas ácidas son capaces de funcionar en un rango de pH mucho más amplio de lo que se sospecha, los científicos dicen que los corales pueden seguir construyendo arrecifes, incluso a medida que el océano se acidifica. 

 Pero eso no significa que los arrecifes de coral estén a salvo. En primer lugar, todavía necesitan los bloques de construcción de carbonato de calcio que hacen que sus casas -que se espera sean más escasas en un mar acidificante. En segundo lugar, todavía estarán bajo la grave amenaza del calentamiento de las aguas, y la invasión por algas que pueden conducir a la decoloración de los corales y la muerte.

Goniastrea retiformis, liberando huevos en la gran barrera de coral. Fuente de la imágen: http://www.australiangeographic.com.au/topics/science-environment/2016/05/synchronised-sex-coral-spawning

http://www.sciencemag.org/news/2017/06/corals-can-still-grow-their-bones-acid-waters