martes, 28 de febrero de 2017

El Cálao de Yelmo en peligro crítico de extinción. Hermosa fealdad y belleza atroz



A helmeted hornbill displays its casqued beak. Photo ©Muhammad Alzahri
  Photo ©Muhammad Alzahri, visto en mongabay



En teoría la conservación de las especies debería ser totalmente independiente de la concepción que tengamos sobre lo bonitas o emblemáticas que sean, pero lo cierto es que en asuntos de conservación, la estrella son los animales, y entre ellos los que nos parecen hermosos. Los feos no suelen protagonizar campañas de concienzación ni tienen mucho espacio en las webs de peticiones públicas. Las organizaciones de conservación se están estrujando la imaginación para hacer más atractivas esas especies de animales que no nos impactan por su belleza precisamente, y me ha llamado la atención la llevada a cabo por Arkive que ha organizado una votación para elegir el favorito entre los animales poco amados. Ha ganado el dingo, animal bello sin duda alguna, pero entre los propuestos hay muchos que claramente no lo son, y entre ellos me he fijado en el Cálao de Yelmo, un ave en gravísimo riesgo de extinción que lo tiene difícil para protagonizar la portada de un folleto de viajes. Y aún así es mucho más fácil hablar de la conservación del Cálao de Yelmo que de la del árbol sobre el que está posado, bien deben saberlo en World Land Trust, la organización que ha propuesto al Cálao a este concurso.

El Cálao de Yelmo (Rhinoplax vigil)) es  ave de aspecto peculiar, que es tanto majestuoso y ancestral como grotesco y ridículo, según en qué nos fijemos.
A los amantes de lo curioso o extravagante así como a los fanáticos de los dinosaurios, no tengo que contarles nada, el aspecto del propio animal es sus mayor baza para su conservación. Para quien no lo encuentra atractivo en absoluto este animal puede ser una buena prueba de que el valor intrínseco de un animal no debe estar vinculado a la belleza que le veamos. Pero además deberíamos cuestionarnos la belleza de nuestra atracción por los objetos que encontramos bellos, que es lo que está llevando a esta especie a la extinción, ya que se está cometiendo una atroz carnicería para sastifacer la demanda de nuevos ricos que exigen objetos que denoten lujo y estatus.

Vamos a conocer un poco mejor al Cálao de Yelmo.

Por su pico los conocereis, los Cálaos

 
Los cálaos son un grupo de unas 60 especies que pertenecen a la familia de los Bucerotinae, aves que no pasan desapercibidas por su gran pico que les da una expresión peculiar. Se les encuentra en África, Melanesia y Asia.

En general todas estas especies muestran un comportamiento similar, viven en bosques y espacios algo más abiertos, son sedentarias y diurnas, la mayoría territoriales, que vuelan en parejas o en pequeños grupos familiares, y se alimentan de frutas,insectos y pequeños animales. Son monógamos (hablando de aves reservad un 10% de escepticismo para esta palabra ya que la mayoría de los estudios suelen encontrar alrededor de un 10% de pollos que no están emparentados directamente con sus padres en muchas especies de aves "monógamas"), suelen nidificar en cavidades naturales entre las rocas o en los árboles, tales como huevos abiertos por pájaros carpinteros. Algunas especies llevan estos hábitos de nidificación a un extremo muy dramático ya que la hembra se encierra en el nido, que en este caso es siempre es un agujero en un árbol, mediante una pared construída por barro, heces y restos de comida dejando tan sólo una pequeña apertura para que el macho la alimente.

Pilai Poonswad anillando un Cálao. Esta mujer ha creado la organización The Hornbill Research Foundation para la protección de estas emblemáticas aves. Visto aquí

 En resúmen, los cálaos no están hechos para pasar desapercibidos ni para sastifacer nuestros estándares de belleza, a pesar de que algunas especies sí nos pueden parecer hermosas pero otras, como el Cálao de Yelmo, definitivamente...no.

El Cálao de Yelmo, el pájaro "dinosaurio". Singular, valioso y en peligro de extinción por su pico. Una tragedia que no es tan conocida como la de los elefantes. Vamos a acordarnos del pájaro.

Su gran cabeza y colores contrastados recuerdan a más de una reconstrucción de dinosaurios avianos.
 

Bosque primigenio en Borneo. No es posible separar la conservación animal de la conservación de su hábitat. Photo by CIFOR
s profundos reclamos del Cálao de Yelmo todavía se oyen en los bosques primigenios de la Penínsual Malaya, Sumatra y Borneo. Es un ave que no puede pasar desapercibida debido a su llamativo plumaje, con grandes plumas con un contraste acusado de bandas blancas y negras, y su peculiar parche de piel roja en cara y pecho, gran tamaño, y característico pico.
Llega a medir 1,20 metros de cabeza a cola y más de 1,8 metros de envergadura alar, los machos son ligeramente más grandes y pesados que las hembras, 3,1 kg de promedio los primeros y 2,7 kg las segundas.

Photo by Christian Goers


Lo más extraño de esta enorme ave es su protuberancia en forma de yelmo que se extiende desde la parte superior del pico hasta el mismo cráneo. A diferencia de todas las demás especies de Cálao, en el Cálao de Yelmo esta protusión es sólida, hecha a base de queratina, y su peso supone más del 11% del peso corporal del ave. Y no es que sea un mero adorno, los machos emplean esta excéntrica herramienta natural como un ariete en sus combates aéreos durante la temporada de apareamiento, y ambos sexos usan los picos como herramientas calibradas para extraer insectos de troncos en descomposición.

Photo by Nur Atiqah Binti Tahir


Durante siglos la gente ha usado el yelmo del Cálao como una especide de "marfil rojo" para tallar, cuentas y productos de lujo. Tradicionalmente los índigenas cazaban cálaos para fabricar medicinas tribales y también para comerciar con China; sin embargo los animales abatidos con este propósito eran pocos y esta caza no suponía una gran amenaza para la especie.
Pero durante los últimos cinco años la especie ha estado sometida a una terrible presión debido al incremento exponencial de la demanda de "marfil rojo". Actualmente su precio en el mercado negro en China es cinco veces superior al marfil auténtico, el de elefante, la creciente población de nuevos ricos deseosos de objetos que denoten su alto estatus espolea esta inflación de precios. Los furtivos, tan inmunes a cualquier tipo de preocupación por la conservación de las especies como lo son muchos de los compradores de este marfil rojo, han provocado tal carnicería en esta especie que su estatus ha pasado de "Casi Amenazada" a "En peligro crítico" en este año.

Un cráneo de Cálao que muestra cómo se talla el yelmo. Yo lo encuentro repulsivo,la verdad. History Museum of London. Photo: The Natural History Museum/Alamy. Fuente de la foto: http://www.audubon.org/news/rare-helmeted-hornbills-found-black-market


Muestra de piezas hechas con el dichoso "marfil rojo". Por esto estamos extinguiendo a esta especie. ¿Belleza?, intentemos recordar que detrás de estos objetos está la carnicería a la que se está sometiendo esta especie.
 

A esta caza masiva hay que añadirle la pérdida de hábitat, de hecho la demanda de aceite de palma es otra amenaza seria para esta especie.
Escribo estas líneas sobre el aceite de palma y me doy cuenta con tristeza de que me voy a tener que mirar la composición de las galletas y productos elaborados que compro.

Yelmos decomisados

Iniciativas para la conservación de esta especie

Está claro que las claves para salvar al Cálao de Yelmo están en la conservación de su hábitat y en la lucha contra el furtivismo.



Según el portavoz del World Land Trust, en la web de Arkive, ésta organización junto con Hutan trabajan localmente en Borneo para conservar el hábitat de esta especie. Además de financiar la compra de tierras para crear importantes corredores de vida salvaje, se contrata a miembros de las comunidades locales para llevar las tierras, protegerlas y fomentar el uso de prácticas tradicionales y sostenibles. 

Similares medidas propone la Rain forest Trust

https://www.rainforesttrust.org/news/helping-helmeted-hornbill/

Y ¿qué podemos hacer cada uno en nuestra casa para ayudar a esta especie?

Como todas las especies magníficas que están amenazadas de extinción, la mayor esperanza es que la gente las conozca, sea consciente de su importancia, y debo decirlo, el amor a estos animales. Seamos veganos o no, deberíamos evitar a toda costa comprar objetos elaborados a partir de piezas obtenidas de animales. Puedes pensar que por comprar un pequeño recuerdo no haces mucho daño, pero párate a reflexionar sobre cuántos animales matan para que los turistas como tú se lleven cada uno su recuerdo. Otra reflexión que es necesaria es la atrocidad que hay detrás de la belleza de muchos objetos tan exquisitamente elaborados. Y la banalidad de la búsqueda de estatus que devora cualquier especie que sea tan desgraciada de poder surtir de objetos absurdos a este mercado.

Pero también ser más conscientes de nuestro impacto como consumidores comunes y corrientes. No solemos reparar en el impacto sobre el ambiente de los productos que consumimos, y lo cierto es que las grandes marcas hacen todo lo posible para vivamos con los ojos cerrados a esta realidad. En el envase de nuestras galletas preferidas veremos dibujitos infantiles muy monos, nunca una foto del bosque primigenio que se taló para cultivar las palmas de las que se obtiene el aceite con el que se cocinan...Y sí, hacer la lista de la compra es una lata, tenemos poco tiempo y mucha gente ya quisiera poder comprar las dichosas galletas. Pero los que podemos elegir deberíamos saber la fuerza que tenemos como consumidores.

Fuentes consultadas:
https://es.wikipedia.org/wiki/Bucerotinae
https://en.wikipedia.org/wiki/Hornbill
https://www.rainforesttrust.org/news/helping-helmeted-hornbill/
http://blog.arkive.org/2017/02/vote-for-your-favourite-unloved-species-helmeted-hornbill/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada